estudios biblicos

Vida o Muerte 2

Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.

Romanos 6:23

 

Estimado lector:

Dios sea contigo, gracias doy a Dios el Padre y a su Hijo Jesucristo, el Señor el cual tiene pleno conocimiento de esta lectura que has estado llevando. En el folleto anterior pudiste ver a grandes rasgos las extensiones del pecado, y que no solamente consiste en hacer cosas atroces sino también en cuanto si tu pensamiento es de continuo solamente el mal, como los celos, lujurias, amarguras, envidias, enojos, iras, saber lo que es bueno y no hacerlo, etc. Cada pecado te ha alejado más de Dios, cada pecado que has cometido ha elevado más y más el muro que te separa de Dios, todo por causa de tus propios pecados. ¿Que esperanza hay para ti? Por los pecados que has cometido, ya sabes cual es tu justa recompensa, la muerte.

Ahora pasaremos a la segunda gran verdad de este texto, que es: mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro. Esto quiere decir que el regalo de parte de Dios (Jesucristo) es vida eterna; Aquí hay algo tremendo, es algo totalmente contrario a la parte del texto que estudiamos en el folleto anterior, Dios le dio un regalo grande a la humanidad, a lo mejor preguntaras “¿Por qué me expreso así de este regalo, si es algo que todos conocemos?”, yo te preguntaría sí dices creer en Dios, ¿Qué hubiera pasado sí Cristo no hubiera sido enviado? ¿Qué hubieras hecho para salvarte? ¿Ofrecer sacrificios como lo hacían los judíos? Dice el libro de Hebreos que esos sacrificios eran temporales e ineficaces, ¿Hacer muchas buenas obras?, dice la palabra:

 

Si bien todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia…

Isaías 64:6

 

¿Ves?, no hay nada que el hombre pueda hacer por su propia cuenta para salvarse, ¡no hay manera!, la humanidad es impotente para salvarse por si sola, a lo mejor trata de salvar su pellejo, como lo hacen los políticos y famosos, pero no pueden salvar su alma de aquel que después de haber quitado la vida, tiene poder de echar en el infierno.

 

Inmerecido regalo

 

Imagínate a un padre de familia hundido en el alcoholismo que se gasta el dinero de la semana con los amigos en el bar, y no solo eso, sino que cuando llega a la casa, golpea a su mujer brutalmente, su hijo (digamos un niño de 8 años) trata de interrumpir la golpiza que su papá le esta dando a su mamá y el niño en su fragilidad sale aventado y solo mira llorando de coraje con un sentimiento cruel de impotencia de no poder defender a su madre; aquel padre ya fastidiado de golpear a la mujer, decide irse a la calle y el niño se acerca a su mamá temblando de tanto golpe que recibió, ¿como crees que se sentiría aquel niño viendo los moretones que le dejo su padre a su mamá? ¿Lo imaginas muy feliz? ¿Crees tu, que cuando vuelva ese padre borracho, va a ir corriendo aquel niño a sus brazos?. ¿Se te haría fácil aconsejar al niño a perdonar a su padre? Si esta historia te indigno, quiero que sepas que así como ese hombre abusador, tu has estado abusando del amor de Dios como muchos han abusado desde hace miles de años. Sin embargo, Dios en la inmensidad de su amor, decidió darle a los hombres, un ultimátum a través de un regalo; ¿verdad que suena ilógico? Pero así fue, dice su palabra:

 

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él

Juan 3:16-17

 

Te das cuenta de lo que dice al iniciar el texto ¡De tal manera!, esto quiere decir: “Mira mundo, estas perdido, destinado a la condenación por cuanto te desviaste de mis caminos, y me desobedeciste, y por muchos años te has burlado de mi, haciendo lo malo según tu rebelde corazón, ni siquiera te arrepentiste cuando arrase la humanidad por tu maldad en los días de Noé, ni cuando llame de ti un pueblo hebreo para que me sirva, que años después también se olvido de mi, haciendo cosas peores que los otros pueblos, ni por que hice milagros delante de sus ojos, ni porque les mande profetas, siervos fieles, enviándoles a que te digan: arrepentíos pues y viviréis y si no me los matabas, me los torturabas o perseguías, ¡ahora yo enviare a mi Hijo! para que sepas hasta donde estoy dispuesto a llegar para salvarte, aun cuando tu no te lo merezcas”. Luego el Hijo del Altísimo nace entre los seres humanos en una familia pobre, respondeme ¿Es justo?

 

 

La luz del evangelio

 

El pueblo que andaba en tinieblas vio gran luz; a los que moraban en tierra de sombra de muerte, luz resplandeció sobre ellos. Porque un niño nos ha nacido, hijo nos ha sido dado, y el principado sobre su hombro. Se llamará su nombre “Admirable consejero”, “Dios fuerte”, “Padre eterno”, “Príncipe de paz”.

Isaías 9:2,6 (738 a.C.)

 

Ya desde hace muchos años Dios había tomado una decisión en cuanto a la humanidad, y fue la de enviar a su Hijo al mundo.

 

Principio del evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios. Como está escrito en Isaías el profeta: He aquí yo envío mi mensajero delante de tu faz, El cual preparará tu camino delante de ti.

Marcos 1:1,2

Después que Juan fue encarcelado, Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios, diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio.

Marcos 1:14,15

 

¿No te has preguntado alguna vez que es el evangelio?

Sabias que en la Biblia hay cuatro libros llamados los evangelios según Mateo, Marcos, Lucas y Juan; estos libros narran la historia de Jesús; pero, ¿Cuál es la esencia de los cuatro libros?

Cuando el Señor Jesús llego a la edad madura como humano, aquí en la tierra, inicio el trabajo para el cual el Padre lo había enviado:

 

Pero él les dijo: Es necesario que también a otras ciudades anuncie el evangelio del reino de Dios; porque para esto he sido enviado.

Lucas 4:43

 

Evangelio, una palabra que se mal entiende, muchas veces desconocida y también utilizada para catalogar a grupos religiosos llamándoles “evangélicos”. Literalmente la palabra evangelio significa “buenas noticias” según la palabra griega utilizada (eujaggevlion-Evangelion); esta definición es mas conocida como “buenas nuevas”; ahora hay que entender la magnitud de estas muy buenas noticias, que no provienen de mortal, sino de Dios mismo, y para esto te pondré el siguiente ejemplo. Imagina a un padre que ama a sus hijos, pero un día uno de sus hijos se le pone malo, lo lleva al hospital y ahí le dicen que su hijo tiene una enfermedad muy grave, tan grave que hasta le dan fecha en la cual su hijo morirá, entonces este padre angustiado le pregunta al doctor “dígame doctor, que puedo hacer para salvar a mi hijo, estoy dispuesto a donar todos mis órganos si es posible, ¡Por favor dígame que puedo hacer!” – el doctor le dice – “Su hijo solo puede ser salvado con una operación que se hace únicamente en el extranjero, eso implica los gastos del viaje, estudios clínicos, medicamentos, estancia en el hospital, el costo de la operación, entre otros gastos; lo siento señor, estamos hablando de muchos miles de pesos” – ¿Cómo crees que saldrá de ahí aquel hombre?, este padre regresa a su casa muy angustiado, le da la noticia a su esposa y lloran los dos de angustia, de impotencia, de frustración; el padre decide recaudar fondos, vendiendo todas sus cosas, solicitando la ayuda de la comunidad y la gente conmovida por su caso lo ayuda, pero aun así es muy poco lo que logra juntar; este señor se empieza a desesperar, solo sabe que hay un hijo suyo que se esta muriendo y que hay un modo de salvarlo que no puede alcanzar; Un día una persona que posee muchas riquezas, se entera de su caso y movido a compasión decide pagar todos los gastos para la curación de su hijo, este hombre le envía a aquel padre, uno de sus empleados con un cheque por el valor de todo los gastos, este hombre llega, toca la puerta y le da la buena noticia, sin embargo el padre del niño piensa que es una muy mala broma pero el enviado dice – “No señor, no es broma, todo los gastos están pagados, un hospital de alto prestigio lo esta esperando en el extranjero, los gastos del viaje de su hijo están pagados y también los de usted y de su esposa para que estén a lado de su hijo, aquí tengo el cheque en la mano y los boletos de viaje”. Aquel padre no lo puede creer, siente que el corazón le va a estallar de alegría, va corriendo, abraza a su hijo y le da la muy buena noticia.

Bueno, este ejemplo es para que tengas una idea de la magnitud de las buenas noticias del parte de Dios (el evangelio), pero extendiéndolo hacia lo celestial, lo santo, lo puro y lo eterno; como vimos en el pasaje de la Biblia, el mundo entero estaba en las tinieblas del pecado, en sombra de muerte, sin esperanza de salvación; hasta que la luz brilló a los hombres por medio del Hijo de Dios, Jesucristo, enviado por el Padre para el perdón de pecados de muchos, el principio del evangelio de Jesús, es este: Jesús mismo humillado, al punto de tomar un cuerpo de carne y sangre, dando las buenas noticias de la buena voluntad de Dios para con los hombres.

 

Evangelio ¡Consumado es!

 

Jesús nació y habitó entre los hombres haciendo milagros, pero eso no es lo que salva a los hombres, ciertamente esto es el inicio del evangelio, pero la salvación de los hombres se encuentra en la gloriosa culminación del evangelio, el propósito principal de su visita a la tierra.

 

como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.

Mateo 20:28

y allí le crucificaron, y con él a otros dos, uno a cada lado, y Jesús en medio.Cuando Jesús hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu.

Juan 19:18,30

Y tomando José el cuerpo, lo envolvió en una sábana limpia, y lo puso en su sepulcro nuevo, que había labrado en la peña; y después de hacer rodar una gran piedra a la entrada del sepulcro, se fue.

Mateo 27:59,60

Y hallaron removida la piedra del sepulcro; y entrando, no hallaron el cuerpo del Señor Jesús.

No está aquí, sino que ha resucitado…

Lucas 24:2,3,6

Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida, para volverla a tomar. Nadie me la quita, sino que yo de mí mismo la pongo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre.

Juan 10:17,18

 

¿Te acuerdas que la paga del pecado es la muerte? ¡Pues Cristo tomo tu lugar! ¡El justo por los injustos!

 

Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.

Romanos 5:8

Bendita gracia la del Padre, cuan grande amor del Hijo, el Señor Jesucristo, el cual no estimó ser igual a Dios como cosa a que aferrarse , sino que se despojo así mismo, hecho semejante a los hombres; y en la condición de hombre, se humilló, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Por lo cual Dios también lo exaltó hasta lo sumo, para que en el hombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confíese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre. Gloria sea al Padre y al Hijo por el evangelio de amor. Amen.

Como Dios ama a los pecadores.

Conociendo el corazon de Dios

Primero que nada, le doy gracias a Dios por su misericordia que no tiene fin; Señor, que las letras de este tratado vayan respaldadas con la fuerza de tu Espíritu Santo para rescatar lo que se ha perdido, Amen.

 

Yo quiero que pongas mucha atención en lo que ahora estas por leer, pon mucha atención porque creo firmemente que Dios en este ultimo tiempo esta llamando a lo vil y menospreciado de la sociedad, ¿y sabes por que? Porque las palabras de su Hijo Jesús se han cumplido, la maldad se ha multiplicado horriblemente y todo eso esta causando mucho dolor al corazón de Dios, le causa tanto dolor ver como personas como tu se están hundiendo mas y mas en el abismo de su perdición, Dios ha estado sufriendo mucho por tu causa desde el día en que empezaste a pecar y como tu pecado a aumentado en variedad y en cantidad y hasta has llegado al punto de perder la dignidad, que nos hace diferentes a los animales. Por eso Dios ha puesto en el corazón de su pueblo, el dolor y el estremecimiento de sus entrañas; Yo quiero que ahora te preguntes ¿Cuántas personas se interesan de ti, del tal modo que se desvelan en sus casas orando por ti , hasta llorando con suplicas pidiendo a Dios que tu corazón sea herido por su palabra? Pregúntate ¿Cuántas personas te han amado como para servirte a un sabiendo que a lo mejor eres de lo mas vil de la sociedad y sin importarles si exponen su seguridad? Estas no son palabras para alabar a las personas que hacen esto (Gracias a Dios de estas personas que una vez Dios los perdonó de sus pecados y ahora transmiten esa bendición de Dios en sus vidas) mas bien, es para que te des cuenta de que existe la evidencia viva de que Dios esta interesado en lo vil y lo menospreciado de esta sociedad y estas personas cargan llenos de agradecimiento el dolor de Dios.

 

 

Y Vio Dios que la maldad tuya es mucha, y que cualquiera de los pensamientos de tu corazón es siempre malo, por tanto Dios se arrepintió de haber creado al hombre, y esto le dolió a Dios en su corazón.

Génesis 6:5-6 (paráfrasis del texto)

 

 

Tienes que darte cuenta de esto, cuando Dios ve cada una de tus maldades, estas lastimando el corazón de Dios, sí alguien te dijo por ahí que Dios, es un “diosito” de amor, como un tipo de abuelo viejito que apenas alcanzar al ver alguno de tus pecados y como es amoroso y consentidor, pasara por alto todas tus fechorías. ¡Te engañaron! No, Dios no es viejito como te dan a entender muchos, Dios es Jehová de los Ejércitos, el es el Santo de Israel. Es cierto, a Dios le enoja el pecado, pero cuando tu pecas, no solamente acumulas ira y enojo sino que también lastimas el corazón de Dios, has agarrado la daga perversa de tu pecado y lo has incrustado en el corazón de Dios, Oh! Si pudieras ver a Dios como derrama lagrimas por ti, pero en vez de buscarlo lo lastimas mas, Como crees que Jesús ve al padre de familia parrandero y borracho tirado en el suelo como si fuera estiércol ¡Lo que Dios estableció como corona de la creación, al ser humano, la creación MAXIMA cuando fundaba la tierra! Es reducido al mismo inmundo nivel de el estiércol que deja un perro en la calle. ¡Ay de los que hieren el corazón de Dios! Porque aunque Dios este enojado todos los días con los pecadores, siempre esta presente también su misericordia que te grita ¡Que haces! ¡Deja de hacer lo malo! Y vuélvete a mi, Pecador, con todo tu corazon. Y cuando tu amas mas tu pecado, autodestruyendo tu alma y a los que te rodean, tu estas hiriendo el corazón de Dios, estas rechazando su amor y su compasión.

 

 

¡Mis entrañas, mis entrañas! Me duelen las fibras de mi corazón; mi corazón se agita dentro de mi, no callare… porque esta gente es terca, no me conocieron, son ignorantes y no son inteligentes para hacer lo bueno, pero muy inteligentes para hacer el mal, pero para hacer el bien no supieron.

Jeremías 4:19-22 (paráfrasis del texto)

 

 

Cuando tu cometes algún pecado o maldad, tu estas hiriendo el corazón de Dios pero cuando Dios te invita a acercarte a Él para que seas limpio y lo desechas, LO LASTIMAS AUN MAS.
Hay van las prostitutas a levantar a ese hombre borracho echado entre sus estiércoles y sus orines para tener sexo con el, pero sobre todo para asaltarlo ¡Cuanta impiedad! ¡Cuanta falta de dignidad humana! Que escena mas grotesca es esta. Puedo imaginarme al diablo junto a esta escena mirando a Dios y con una risa cínica y retadora, como dándole a entender “mira como tengo a lo que Tu tanto amas” “Mira como estas personas prefieren mis obras que las tuyas” “Tu sacrificio por ellos es un fracaso total” “nunca van a cambiar” Oh! Señor cuanto te lastima todo eso, nosotros somos la causa de tu dolor, hemos provocado a estremecimiento las entrañas de Dios. Tu diste la libertad de tomar decisiones al ser humano para que de nosotros mismos decidamos buscarte de todo corazón, pero los hombres han puesto su voluntad en la perversidad de sus corazones.

Dios no te va a obligar para que lo ames y lo busques, Dios no te va a forzar para que dejes tu pecado; Dios lo que hace, es hablarte por medio de su palabra de cual será el justo castigo si continuas en tus malos caminos, Dios no te deja en un estado de ignorancia, Dios siempre te ha estado llamando, por medio una persona, por medio de un pasaje bíblico, por medio de las circunstancias, hasta por medio de accidentes, de muchas maneras (de hecho, este tratado es una de ellas) Dios no te ha dejado en un estado de ignorancia, porque en el día final, cuando tengamos que dar cuentas a Dios, uno no le podrá decir “¡Es que nadie me dijo que me iba a ir al infierno!” “¡Es que no sabia!” Y el hecho de que Dios te avise es una muestra mas de su amor.

 

 

Quita de ti todas tus transgresiones con las que has pecado… ¿Por qué morirás (pon tu nombre aquí) porque NO QUIERO LA MUERTE DEL QUE MUERE dice Jehová el Señor, convierte, pues, y vivirás.

Ezequiel 18:31-32 (paráfrasis del texto)

 

 

Lo que Dios te esta diciendo aquí es: que no importa los pecados que hayas cometido, si te has drogado, si has fumado marihuana, si te has prostituido; tu, amigo homosexual, no importa lo que hayas hecho, quita de ti todo eso, la Palabra de Dios es clara, tienes que quitarlo TU, no es trabajo de Dios como dice la iglesia católica, que tienes que esperar a que Dios te lo quite, por eso hay tanta perversidad en el mundo porque el ser humano prefiere echarle la culpa a otro antes que asumir su propia responsabilidad, y tu tienes la responsabilidad de tu eternidad y no le vas a poder decir a Dios en el día del juicio “Dios, estuve esperando a que me quites mi pecado, pero nunca lo hiciste” esto es una blasfemia; hace ver a un Dios como un tirano y le quita la responsabilidad al hombre. Quita todo tu pecado, deja de hacerlo, velo como Dios lo ve: Denigra al ser humano al nivel de los animales, te destruye a ti mismo, destruyes a otros, pero sobre todo pecas contra Dios, ¡Arrepiéntete! Es lo que estoy tratando de decirte, no que vayas a tu casa y le enciendas veladoras a los muñecos o que de ahora en adelante no te pierdas ninguna misa, eso no le sirve a Dios ¡Para nada! Pero lo que Dios pide de ti es muy simple y sencillo como esto: deja todo lo

malo, has lo bueno y búscame con todo tu corazón, no importa lo que pueda venir porque yo seré tu ayudador

 

 

Te perdiste, Oh! (pon tu nombre aquí), mas en mi esta tu ayuda

Oseas 13:9 (parafrasis del autor)

 

 

Lo que Dios quiere decir en este texto es lo siguiente: ¡Estas perdido! ¡Reconócelo! En mi esta tu ayuda, yo te puedo ayudar, si no has visto mi ayuda, no es porque yo no haya querido, no es porque este manco como para no extender mi mano poderosa y ayudarte, no es que este sordo y no pueda escucharte; pero TUS PECADOS SON LA CAUSA DE QUE ESTES LEJOS DE MI, por causa de tus pecados yo no puedo tener relación contigo y extender mi mano, por causa de tus pecados yo volteo mi rostro y te doy la espalda para no oír (Isaías 59:2) , Pero si tu quisieras, y sí te humillas a mi, yo te puedo ayudar, yo te puedo sacar de la miseria espiritual en la que vives, mi corazón arde por tenerte como a mi hijo, Se conmueven mis entrañas, mi corazón se agita dentro de mi por tenerte a mi lado. Pero eso es si tu quieres, yo el Todopoderoso, JEHOVA DE LOS EJERCITOS, seré tu ayudador y no serás mas esclavo de tu opresor el diablo.

 

 

Si se humilla (pon tu nombre aquí), que dice “creer en Dios”, y orará, y buscará mi rostro, y cambiará sus malos caminos por buenos; ENTONCES (y solo entonces) YO LO OIRE, Y LE PERDONARE SUS PECADOS, y (no solamente eso sino que) restaurare todo lo que ha destruido

2Cronicas 7:14 (paráfrasis del texto)

 

 

Dame Socorro contra el enemigo porque inútil es la ayuda de los hombres, en Ti, Dios, haremos cosas que no creerán las personas porque TU pisotearas a nuestros enemigos.

Salmo 60:11-12 (paráfrasis del texto)

 

 

Amado, Amada que lees esto, No tires tras tus espaldas el llamado del Dios de amor, recuerda que cuando pecas, lastimas a Dios, Pero cuando en tu pecado, Dios te llama y lo desechas, lo lastimas aun mas, es como si le ofrecieras pan al mendigo y este te escupiera la mano, no hagas eso tu con Dios que te ama, no seas obstinado en tu pecado corriendo el peligro de colmar la paciencia de Dios, y no es una contradicción a lo que hemos estado hablando, porque si es cierto de que Dios ha amado a los pecadores ¿y de que forma? Dando a su propio Hijo, Al Señor Jesucristo para pagar el perdón de nuestros pecados, he ahí la muestra mas sublime y preciosa de amor; Pero no tienes que olvidar nunca que también el PADRE AMA AL HIJO y no va a permitir siempre tu desprecio hacia el amor de Dios para contigo, menospreciando y teniendo en poco lo que Dios ha hecho por ti.

 

 

¿O menosprecias las riquezas de su benignidad, paciencia y longanimidad, ignorando que su benignidad te guía al arrepentimiento? Pero por tu dureza y por tu corazón no arrepentido, atesoras para ti mismo ira para el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios, el cual pagará a cada uno conforme a sus obras: vida eterna a los que, perseverando en bien hacer, buscan gloria y honra e inmortalidad, pero ira y enojo a los que son contenciosos y no obedecen a la verdad, sino que obedecen a la injusticia; tribulación y angustia sobre todo ser humano que hace lo malo, el judío primeramente y también el griego, pero gloria y honra y paz a todo el que hace lo bueno, al judío primeramente y también al griego; porque no hay acepción de personas para con Dios.

 

Romanos 2:4-11

 

Por: Jorge Polanco.

El “No juzgues”

“No juzgues hermano”, “Recuerda que con la vara que mides, serás medido”, “Te falta amor al hablar”

Convirtiendo la palabra de Dios en herejía y distorsionando el amor de Dios

 

 

El “No juzgues”

 

He decidido tocar este punto de él de “No juzgues” porque ha sido uno de los mas grandes males que ha devastado las “iglesias de Cristo”, y no solamente a ellos sino también a muchas otras denominaciones igual. Normalmente esto sucede cuando alguien tiene el atrevimiento de hablar sobre algún acto ilícito o incorrecto de algún hermano; se puede entender con el siguiente ejemplo: Alguien dice: “Este hermano no esta bien lo que esta haciendo, deberíamos mostrarle su falta” (hablando de algún pecado legitimo). Y alguien le responde: “hermano, no lo juzgues, para que tu no seas juzgado”. Esto tipo de comentariós: provocan un callar solapa y permite injusticias, un callar que en situaciones como estas, no es correcto guardar silencio.

 

Cuando la palabra de Dios, específicamente el Señor Jesucristo, dice esta famosa frase en el cristianismo nominal “No juzgues para que no seas juzgado”, tiene una gran enseñanza y una verdad tremenda que es aplicada a medias por la ignorancia de las escrituras y la negligencia de la falta de razonamiento de las mismas.

Para poder entender, obedecer y no pecar con estas palabras de Jesús malinterpretándolas, deberemos tomar el mensaje completo, de lo que se habla y entender así una verdad completa. Para esto leamos Mateo 7:1-6

 

Mateo 7:1-6

1 No juzguéis, para que no seáis juzgados. 2 Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados, y con la medida con que medís, os será medido. 3 ¿Y por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo? 4 ¿O cómo dirás a tu hermano: Déjame sacar la paja de tu ojo, y he aquí la viga en el ojo tuyo? 56 No deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos, no sea que las pisoteen, y se vuelvan y os despedacen. !!Hipócrita! saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano.

 

Aquí, el Señor, lo que hace es una reprensión para esos hipócritas que juzgan a otros y no se examinan a si mismos y también es una protección para evitar insultos y blasfemias que pudieran surgir al nombre de Dios y su Palabra por causa de la hipocresía de algunas personas que juzgan y corrigen a otras, viviendo ellos igual o peor. Las frases claves están en cuando el Señor dice, “Con la medida que medís, serás medido”, también cuando dice, “Saca primero la viga de tu propio ojo y entonces veras bien para sacar la paja del ojo de tu hermano” y también cuando dice “No des lo santo a lo profano”. Lo que significa es lo siguiente y lo explicaremos a través de un ejemplo: ¿Cómo puede un hombre animar a su vecino para que ame y trate mejor a su esposa, si este escucha como le grita éste “bien intencionado” vecino suyo a su propia esposa? ¿No le dirá este: “Como te atreves a venir a decirme a mi como tratar a mi esposa si tu estas peor, porque te escucho como le hablas a tu esposa y en los domingos te vas a tu iglesia como si nada?, ¿que?, ¿te crees muy santo? Y entonces sucede lo que Dios procura evitar con esta enseñanza: que se de lo santo a los perros y pisoteen las palabras de Dios por causa de la hipocresía de uno, ¿Cuántos ministros, predicadores y cristianos nominales no tienen la autoridad para predicarles a sus propios vecinos por causa del mal testimonio que tienen? porque alguno de sus pecados que se le escapo a la luz publica y la gente religiosa e indocta dirá: “Yo no soy nadie para juzgarlo” y aun cuando el pecado haya sido escandaloso o digno de romper comunión con tal persona (1Corintios 5:1-13), se atreven a permanecer en comunión con este pecador que se hace llamar “hermano”; pues, a esas personas que piensan así, y creen que es de Dios su manera de actuar, que estan muy equivocadas, que se les anima a estudiar humildemente las escrituras para que se de cuenta de su mal proceder. Pero, ¿que pasa con los impíos, con aquellos que aborrecen el nombre de Dios?, ¿No tomaran esto para manchar y hacer mofa del nombre de Cristo?, ¡Claro que si! Luego estos hipócritas además de su pecado, añaden mas pecado, al pecar contra la palabra de Dios por juzgar y hablar a la ligera.

 

 

Los que dicen que no se debe juzgar
tambien han juzgado

Usted ha determinado juicios para con otras personas y las ha juzgado, aunque usted crea que no lo hace en su equivocada piedad y su amor distorsionado, y no solamente ha juzgado, sino que lo ha hecho muchas veces e incluso ha determinado un veredicto o una condenación, el problema que nos señala Jesús no es el hecho de juzgar, sino el hecho de hacerlo a la ligera y pecar a causa de ello. Por ejemplo: Si una Señora sale de compras al mercado y ahí le roban la cartera donde tenia todo el dinero para los gastos de la casa. ¿Usted pensaría que fue justo o injusto lo que le hicieron? Cualquiera pensaría lo obvio, no es justo que alguien tome lo que no es suyo y menos tratándose de lo nuestro, Si usted esta de acuerdo con esto, entonces usted acaba de ejercer un juicio, esta mal robar. Y así usted medita en su interior un juicio, o habla y determina un juicio. Otros ejemplos: ¿A quien le guste que su padre se alcoholice y llegue a su casa para golpear a su madre?, nosotros juzgamos estos actos y con sentencia “Esta mal lo que hace y debe ir a la cárcel”, o si alguien enseña en una iglesia sobre amar y respetar, declarando juicio como “no esta bien que hayan enemistades entre hermanos”; y que exhorte a la iglesia en mantenerse unida. ¿Por qué? Porque ya la ha juzgado en su mente, “hay enemistades, y eso no esta bien” y entonces determina un veredicto o toma una acción por su juicio y es cuando decide dar un mensaje sobre la unidad. Con estos ejemplos nos damos cuenta que todos hemos juzgados los actos de los demás, los hemos juzgado y hasta determinado lo que se debería de hacer, hemos dado nuestro veredicto. Quien puede negar el haber pensando o incluso hablando así?.

Repitó: El problema que Cristo esta atacando en este pasaje no es el hecho de Juzgar en si, sino que esta enseñando a que te fijes si eres como los hipócritas que Juzgan, pero causan burla a los demás porque ellos están en las mismas o peores situaciones, lo que esta mal en si. Es el hecho de juzgar con una viga en el ojo propio, Ejemplo: basándonos de los tres ejemplos anteriores: resulta que el “hermano” predicador que enseña sobre la unidad y que a lo mejor se lleva bien con todos los de su congregación, no respete a su padre o a su madre y tenga enemistades con los hermanos de su casa; y de aquel que juzga a su padre por golpear a su madre, también golpee a su esposa, no con puño, sino con palabras ásperas que cicatrizan el alma mas lentamente; y de la señora que le robaron su cartera, haya recibido cambio de mas en alguna de sus compras y no lo haya devuelto. Entonces todos sus juicios vuelven a ellos como el bumerang porque ellos también están en la practica de pecados delante de Dios. porque en lo que juzgas a otros te condenas a ti mismo como dice la palabra:

 

Romanos 2:1-3

1Por lo cual eres inexcusable, oh hombre, quienquiera que seas tú que juzgas; pues en lo que juzgas a otro, te condenas a ti mismo; porque tú que juzgas haces lo mismo. 2 Mas sabemos que el juicio de Dios contra los que practican tales cosas es según verdad. 3 ¿Y piensas esto, oh hombre, tú que juzgas a los que tal hacen, y haces lo mismo, que tú escaparás del juicio de Dios?

Que hipocresía mas grande, cuando nos ponemos a hablar a las personas, a predicarles cuando nuestra situacion personal esta mal de lante de Dios y nuestras familias, a mi la verdad se revuelve el estomago cuando escucho a un supuesto hermano que predica, hablar sobre sus planes, de como fundar sus propia iglesia (segun para la honra de Dios) y que metodos usaran para meter a la gente a su congregación, y su familia se esta deshaciendo como un pastel bajo una fuerte lluvia; que ridiculo, este no tiene una viga, a lo mejor tendra diez vigas, esta bien ciego pero quiere llevar gente a los piez de Cristo; espero que entienda porque luego Cristo: “ ¿Acaso puede un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán ambos en el hoyo?“.
Que hipocresía tambien y mas cuando nos ponemos a divulgar las injusticias que nos hacen para que se compadezcan de nosotros, y formamos nuestros pequeños concilios y nuestras pequeñas cortes, hablando del criminal que nos hizo daño, señalándolo y juzgándolo cuando nosotros mismos somos injustos con otros. Para que tenga una idea pondré el siguiente ejemplo: una mujer que descubre que su esposo anda en adulterio, entonces ella, cuando tiene la oportunidad, le cuente a otros cuanto sufre porque su marido le engaña. Yo le pregunto ¿Es justo lo que esta pasando esta mujer? Nosotros juzgamos y decimos No, pero ¿también es justo que esta mujer descargue todas sus amarguras (golpes, jalones, aspereza al hablar, impaciencia, etc.) con sus pequeños? ¡Tampoco! ¿Cómo es que nos atrevemos con nuestra amarguras al señalar los pecados de otros cuando nosotros estamos igual? Oh! Amigo si tu practicas el pecado y te hacen injusticia, es mejor que cierres la boca, porque de toda palabra ociosa que salga de ella, darás cuenta en el gran día del juicio (Mateo 12:36) y si tu no vives santamente y te pones a juzgar a los demás: “es que el hizo tal cosa y esta mal”, “es que el es adultero”, pero tu eres fornicario, “es que el es ladrón”, pero tu eres avaro, “es el que es un borracho”, pero tu eres un mentiroso, “es que el no ha hecho esto o aquello”, pero tu sabiendo hacer lo bueno no lo haces, ¿Cuánto castigo y condenación, tendrás solamente por tus propias palabras? Estas tan mal, es tan grande tu viga, que estas ciego y no ves estas cosas espirituales, ¡hipócrita! Deja de condenar a los demás y procura vivir de tal manera que agrade a Dios y ya luego entonces podrás ver bien para ayudar a los demás. La verdad que ridículo es escuchar a uno que se llama cristiano aconsejando o hablando su sabiduría cuando hiede a pecado, es mejor que ni hables de Dios; y tu amigo si predicas o eres pastor, no importa lo que seas, en este asunto todos estamos iguales y Dios no hará ninguna acepción de personas. Podrás enseñar espléndidamente, cantar con un pajarillo, tener veinte, cuarenta años en la iglesia, pero si vives en semejante hipocresía, y además, a causa de tu hipocresía los impíos se alejan de Dios. Es mejor que calles, es mejor que dejes tu ministerio. Porque “que tienes tu que hablar de mi leyes y poner mi pacto en tu boca” (Salmo 50:16)

Recuerde que con la vara que mides serás medido, aquí es cuando se aplica el pasaje, es en estas condiciones, cuando se practica el pecado, es cuando no puedes juzgar.

Podrías ser confrontando con tus propias palabras por los pecadores y pasar vergüenzas, entonces usted será señalado por los pecadores como el hipócrita y sus muchas palabras pierden su fuerza.

Seria una hipocresía también pensar: “como yo no robo pero miento, puedo juzgar al ladron y decirle que deje de robar” hay gente religiosa que esta en esta situación, que piensa que sus pecados no son tan graves como para que sean tomados en cuenta. Estas personas están en unas densas tinieblas, engañados a si mismas y mayormente son hombres y mujeres líderes, pastores, predicadores o gente de mucha antigüedad, que se pasan animando y exhortando a los demás a vivir “bien” a ser “libres” cuando ellos son esclavos de la corrupción (2Pedro 2:19), ya lo había dicho antes pero otra vez lo digo y no me cansare de hacerlo: ¡que hipocresía! Y que decir de las personas que van detrás de ellos, pues como dice la palabra, si un ciego guía a otro ciego, los dos, no dice que el primero o solo uno, la Biblia es bien clara, los dos caerán en el hoyo del abismo del infierno.

 

Entonces…
¿Como podemos juzgar?

 

Entonces ¿Cómo podemos juzgar sin caer en la hipocresía?, la misma palabra nos responde. “Quita la viga que esta en tu ojo y entonces veras bien, para ayudar a tu hermano”, esto quiere decir claramente que tienes tu que quitar tus vigas, no tienes que esperar que Dios te las quite porque es algo que nunca va a suceder, tu tienes que hacerlo, de hecho cuando eres honesto y te empiezas examinar a ti mismo, hasta dejaras de juzgar ligeramente y te juzgaras a ti mismo, y ya no veras lo que te han hecho a ti, sino veras las injusticias que haz hecho a otros. Para hablar un poco sobre las “vigas” quiero hacer un paréntesis. La palabra de Dios es para el ser humano, no para las bestias, sino para el ser humano, cuando Dios las dió no estaba pensando en los leones o en las vacas, o en los perros o en algún otro ser; La palabra de Dios fue escrita para el hombre, porque tiene una mente con capacidad de inteligencia, razonamiento y compresión, y son todas estas capacidades que Dios le dió, para que usted pueda entender su palabra además con la excelente ayuda del Espíritu Santo, yo le invito que usemos nuestras capacidades y con la ayuda de Dios, entenderemos lo que se explicará a continuación: Las vigas son aquellos postes de concreto o de madera que se cruzan entre dos paredes paralelas para poner un techo, y si nos damos cuenta es imposible tener una viga en el ojo, pero el Maestro usa de las hipérboles, es decir, una exageración con el fin de recalcar una gran diferencia entre una cosa y otra; en cambio una paja, pues todos sabemos que es una trozo pequeño de hoja seca o se puede entender también como una astilla. Esto se puede entender de dos formas, la primera que las vigas de nuestro ojo, pueden ser pecados mas escandalosos o graves (humanamente hablando), que los problemas de paja (pequeños) que puedan tener nuestro prójimo que juzgamos, que es lo que hemos venido hablando en puntos anteriores. Esto implica tener un mayor cinismo, tener también una mayor hipocresía, una mayor ceguera, también una mayor falta de autoridad y credibilidad para animar o reprender a otros.
La segunda forma de entenderlo, es que nuestras propias faltas, las faltas personales, son mayores hacia Dios, que las faltas que los semejantes puedan tener para con nosotros; si usted recuerda la parábola de los dos deudores, habían dos hombres, uno le debía al otro, y el otro le debía nada menos que al rey, y la deuda de este ultimo fue perdonada a pesar de que era mucha, fue perdonada la deuda, porque el siervo al no poder pagar, rogó misericordia y por misericordia se le perdonó la deuda, pero su consiervo que le debía una nada comparado con lo que el debía, ahorcaba al consiervo para que le pagase, y al no poder pagarle, lo hecho a la cárcel, esto llego a oídos del rey y lo enojó en sobremanera, mandándolo a llamar al que le había perdonado la deuda le dijo: “si yo te perdone todo lo que me debías, ¿como tu no perdonaste una mínima deuda de tu consiervo? Diciendo esto, lo echó a la cárcel y fue grande su castigo (Mateo 18:23-30). Todos estamos sujetos ante la ley moral de Dios y la Ley de Cristo, el la dió y el la inspiró, es parte de su santidad, y fue dada a los hombres y todos estamos sujetos ante su ley, esa ley nos enseña el amar a Dios y también el amar al prójimo, cuando nosotros infringimos la ley cometiendo algún pecado, pecamos contra nuestro prójimo bajo una ley que nosotros no instituimos, y esa misma ley ordena al agraviado a perdonar a su enemigo; pero nuestro pecado se levanta a la vez contra Dios que fue el que instituyo la ley, y esta misma ley nos marca la sentencia para el que la quebrante “la paga del pecado es la muerte” (Romanos 6:23) y “el alma que pecare esa morirá” (Ezequiel 18) y todo aquel que peque contra Dios debe pagar, ¿no se ha preguntado porque la venganza, los resentimientos, los rencores, los odios y los homicidios son pecados? Porque al que le corresponde cobrar ese pecado es a Dios porque es su Ley y de nadie mas, nadie le ayudo a establecerla, ¿No esta escrito, “Mía es la venganza, yo pagare”? (Deuteronomio 32:35); Por eso el que mata, o el que odie a su hermano, peca al querer tomar el lugar de Dios para ejercer juicio. Cuando uno peca contra su prójimo, peca contra Dios, cuando uno quebranta la Ley, esta en contra de Dios mismo, porque la Ley la Puso Dios para nuestro beneficio, lo cual indica que fue puesta por amor, (Romanos 13:8-10) y al pecar uno esta en des-amor y al estar en des-amor, estas contra la naturaleza misma de Dios, del Ser Supremo y Todopoderoso que es Jehová, porque Él es amor, y todo lo que este en des-amor debe desaparecer, es semejante al sol, que a pesar de la gran distancia que tiene de la tierra, la llena de luz, es como si fuéramos como una caja de madera cerrada, que en su interior solo haya tinieblas de des-amor, y viniera un ángel y volara con la caja para acercarla mas y mas al “sol de amor”, llegara un punto en donde la caja no soportara el poder de estar cerca de la presencia del sol y esta se destruirá, y las tinieblas en su interior desaparecerán de súbito. Lo que nos hagan los demás no se compara con la rebelión que tiene uno para con Dios, es por eso que el hombre no puede pagar por sus propios pecados, y el mismo Dios que dio la ley, el mismo al ver la imposibilidad del hombre para salvarse, bajó al mundo y le llamaron Jesús, ¡Era Dios mismo!, El Todopoderoso, el Santo de Israel, bajó para pagar, para sufrir el castigo que exige su misma Ley, la muerte. Lo hizo por amor, siendo el tan grande y majestuoso, decicidio morir por nosotros.
Tu a la verdad no te pueden importar las cucarachas, y como te desagradan y minan con sus infecciones, las pisas sin ninguna piedad y remordimiento. ¡Oh Dios!, hemos sido peores que eso, pecando y minando con maldad y amargura a otros y siendo también indeseables; y sin embargo nos ofreces el perdón por medio de la sangre que tu Hijo derramó voluntariamente para rescatarnos del terrible castigo de tu Ley que es sobre toda ley. ¡Oh amigo y hermano!, si Dios nos ofrece tan grande perdón y ejemplo, ¿Cómo vamos a estar juzgando a nuestros semejantes a la ligera, como es que vamos a exponer a las burlas de los pecadores por causa de un falso cristianismo, siendo grandes hipócritas?, oh mi amigo, si buscas a Dios no mires al hombre, mira solo a Él con los ojos de la Fe, porque Él pude ser tu Señor y Salvador, que te limpie de pecado y pondra en tu cabeza deseos e ideas ardientes de pureza, para que vivas con tu voluntad recta, justa y piadosamente, y entonces, en su debido momento, Dios te pondra para ayudar a otros. O si prefieres, puedes seguir con tu cristianismo de fantasia y hacerte a la idea de que haces su voluntad, pero te daras cuenta en el dia final, cuando te toque ser juzgado y veraz al Señor, Juez con ojos de llama de fuego, y entonces entenderas tu realidad, pero sera muy tarde.

Romanos 2:3

¿Y piensas esto, oh hombre, tú que juzgas a los que tal hacen, y haces lo mismo, que tú escaparás del juicio de Dios?

Por: Jorge Polanco

“La iglesia del Señor siempre ha tenido problemas desde el principio”

Preparandote para la frustración

Cuando íbamos a “evangelizar” o después que las personas “evangelizadas” se hayan bautizado, se les daba una serie de estudios doctrinales, y entre esos siempre salía el tema de que siempre habrán problemas, en la iglesia; a la verdad, esta declaración es genuina, pero no así en el caso de los hermanos de la iglesia de Cristo. Uno como miembro de la iglesia de Cristo, sabia los problemas a nivel iglesia local y peor aun, hasta a nivel regional. Esto lleva a preparar mentalmente a los nuevos adeptos para que puedan superar los conflictos que pudieran sobrevenir directa o indirectamente, conozco a varios que han sobrellevado esos problemas, pero a cambio de un corazón más religioso y sin vida, llenos de actividades, pero sin comunión diaria con Dios.

Pasemos a analizar esa parte de que en las iglesias siempre ha habido problemas, a lo que responderé, si, es cierto, siempre han habido problemas en la iglesia desde sus inicios, e incluso mencionare algunos ejemplos que usan ellos, para demostrar que si ha habido problemas, como es en el caso de los inicios de la iglesia: dos personas muy conocidas por su dramático final, Ananias y su esposa Safira (Hechos 5:1-11) y que decir de los problemas de los escándalos y las inmoralidades de la iglesia de Corinto (1Corintios 5), y Pablo pide que dos hermanas, Evodia y Sintíque se reconcilien (Filipenses 4:2-3), y podemos mencionar mas y mas ejemplos, y a la verdad si negamos todo esto, seriamos mentirosos, pero lo que Dios, El Espíritu Santo, nos enseña, al dejarnos estos ejemplos, es como los hermanos o apóstoles reaccionaron y actuaron para corregir esos desaciertos, la iglesia del Señor, no fue establecida para tener problemas entre los mismos hermanos, y si los llega a haber, por muy insignificantes que parezcan, eran detenidos por los apóstoles porque sabían que aunque sea un poco de levadura (1Corintios 5:6) les podía echar a perder toda la iglesia, no un poco, ni la mitad, el pecado destruye todo y satanás eso busca, destruir.

La iglesia del Señor va a tener problemas y tendrá ataques pero estos no deben permanecer y cuando digo problemas para la iglesia, son problemas de aflicciones por causa del Señor, las persecuciones y las humillaciones (Hechos 14:22), no estoy hablando de pecados, si una iglesia vive en pecados, esa iglesia no es del Señor Jesús (1Juan 3:6-9), estará muy llena de actividades en su nombre, pero será sede de satanás. Los pecados para el mundo y la santidad para la iglesia, el pecado es del diablo y la santidad del Señor Jesús. La iglesia de Dios, la Iglesia de Cristo Jesús, su Hijo, fue comprada (1Corintios 6:20) y limpiada para ser una esposa santa, sin mancha ni arruga, ni cosa que se le parezca (Efesios 5:25-27), en pocas palabras, la iglesia debe de ser perfecta como el que la compro; cuando en la iglesia del primer siglo surgían esas imperfecciones, hablando de pecados manifiestos, es decir surgía el pecado en el pueblo de Dios, tenia que ser extirpado inmediatamente, ¿No fue acaso la muerte de Ananías y Safira su esposa un desarraigo radical del pecado en la iglesia de parte de Dios mismo? Con semejante castigo y advertencia, ¿Quién se atrevería a mentirle al Espíritu Santo? ¿No dice la palabra de Dios que toda la iglesia tuvo un gran temor?, y que decir de la iglesia de Corinto que se creía “iglesia de Cristo” y hasta presumía de dones pero estaba sumida en pecados mundanos, ¿No es la primera carta a los Corintios una represión total en sus dieciséis capítulos? Y aunque fueron palabras muy duras ¿No fueron estas palabras del mismo Espíritu Santo? ¿No dice la segunda carta a los Corintios que la primera carta fue para producir en ellos un arrepentimiento? (2Corintios 7:8-9) Porque aunque tenían el nombre de “Iglesia de Cristo” de Corinto, no era una iglesia del Señor, porque andaba en pecado, y que podemos decir de Santiago, quien escribe una de las mas vehementes cartas de la biblia a aquellos que eran oidores y no hacedores, para aquellas personas conchudas, cristianos de salón dominical, que solo asisten a sus reuniones para oír y no hacer; estos a lo mejor no pecan con pecados escandalosos como los de Corinto, que simplemente escuchan que tienen que amar a su prójimo y no lo hacen, que se conforman con decirle a su hermano en sus necesidades “Dios te bendiga” sin ser ellos bendición de Dios a su prójimo, lámparas sin aceite, sales sin sabor, listas para que el mundo los pisotee y burlen el nombre de Cristo (Mateo 5:13-16, Lucas 14:28-30), estos que dicen “yo no me he acostado con la mujer de mi padre como los hermanos de Corinto, no creo que Dios me vea tan mal”, “se que mi pariente tiene necesidades, pero ya estoy orando por el”, “veo un poco de pornografía de vez en cuando, pero siempre le pido perdón a Dios”, Estos ignoran voluntariamente que el Dios que juzga los adulterios, las borracheras, los homicidios, las prostituciones, también juzga la codicia de los ojos, las envidias, las amarguras, los chismes, la pereza, etc. (Santiago 2:10-12). Que confunden la obra de Dios que es la piedad y la misericordia (Santiago 1:27), con reuniones, clases, enseñar a otros, y ser enseñados, ir a predicar en otras iglesias, organizar una reunión cada determinado tiempo, una velada, una excursión. Las actividades en nombre de “la obra de Dios” son sin numero, pero la verdadera obra de Dios que tiene comisionado a la iglesia, la de rescatar almas, de ayudar al pobre y al cansado (Libro de Hechos), se pueden contar con los dedos de la mano. ¡Que engaño tan garrafal!, no digo que el ministrar enseñanza sea malo, o que las actividades mencionadas sean malas o pecado; pero llevarse todo el tiempo en esas actividades es una perdida de tiempo y de almas, y es una maldad muy grande. Es como el que tiene diez toneladas de pan en un almacén donde solo tu comes, y los cientos que hay alrededor de ti (empezando por tu familia) mueren de hambre, hambre de Dios, se pudre el pan y al final ni ellos ni tu tienes para comer, al final ellos se pierden por su pecado, y tu te pierdes igual, pero por no ser luz en la oscuridad y sal de la tierra, por no dar de lo que tienes, pero si siempre están confundiendo la obra de Dios ¿Pues cuando se van a preocupar por SALVAR almas? No un proselitismo, sino SALVAR almas eternas, este es un tema muy hermoso y sublime y digno de requerir un estudio personal, para el que quiere hacer la voluntad de Dios.

Sea a los ojos de los hombres problemas chicos o grandes, pecados chicos o grandes, para Dios no existen las medidas de pecado, y cuando estos surgían; siempre un varón de Dios tiene una palabra del Espíritu Santo para detener los pecados que intentan corromper la esencia de la iglesia de Cristo el Señor Jesús y convertirla en una denominación que conserva el nombre de “iglesia de Cristo” pero no a Cristo. (Toda la historia del pueblo de Dios, Israel, y de la Iglesia)

Es digno de mencionar que el apóstol Pablo se entero de la situación de Corinto por medio de los hermanos de Cloe (1Corintios 1:11), mostrando así que los hermanos de Cloe notaron el camino de mal que habían tomado los de Corinto. Esto también nos hace inferir que el apóstol Pablo no se entero por medio de ninguno de los de Corinto, lo que nos recuerda las palabras del apóstol en la primera carta: “¿Es que no hay acaso entre ustedes quien juzgue estas cosas?” (1Corintios 6:1-11), porque ni aun los que presidian en Corinto hablaban, estaban callados ante las injusticias, fraudes y pecados de la iglesia, y no tenían valor para hablar. Esta conducta equivocada y de falsa virtud (callar y orar por los hermanos, [Ver “no juzgues”]) es la que existe hoy en día y no solamente en las “iglesias de Cristo”. Donde las iglesias están llenas de pecado, los jóvenes hijos de predicadores fornican, se casan forzadamente por su fornicación, o se queda la hija embarazada, los chismes, las murmuraciones entre hermanos, predicadores que cometen adulterio, el robo de ofrendas, los fraudes inmobiliarios, los pleitos por los locales de reunión, divisiones y contenciones por cosas vanas, el caciquismo, los negocios ilícitos de algunos “hermanos”, y podría mencionar mas cosas atroces que suceden hoy en día en las denominaciones. Pero ¡nadie dice nada!, ¡todos callados! Te dicen, “no juzgues hermano para que no seas juzgado”, “con la vara que mides serás medido, cuidado” y toda esa clase de teología satánica que existe en nuestros tiempos en cualquier lugar. Ya no estoy hablando solamente de la “iglesia de Cristo”. Si usted esta en una denominación,la que sea, que viva en la ligereza y tranquilidad de sus pecados, salga lo mas pronto posible de ella para que no sea usted participe de sus pecados y de sus juicios (Apocalipsis 18:4).

En este punto podemos concluir que el “prevenir” a los nuevos adeptos para que continúen en una denominación que viven en pecado, o que no viven en piedad y misericordia; es un pensamiento que nunca ha estado en el corazón de Dios. Sino todo lo contrario, sufrir los problemas, soportar los embates del enemigo siendo parte de una iglesia Santa.

Por: Jorge Polanco
(vct)